COMPLEJO RELIGIOSO SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE






NEWS-Santuario-nuestra-señora-de-guadalupe-proyecto-mallol

Mallol Arquitectos siempre le ha otorgado una gran importancia a la participación social, como uno de los valores enenciales y compromiso de la firma con la comunidad respondiendo a esa vocación, la empresa aceptó la invitación del Padre Manuel Anselmo Díaz, para la realización, de los planos para un proyecto emblemático en el corregimiento de San Francisco. Nos entusiasmamos desde el inicio del proyecto por su extraordinario valor agregado a la ciudad y la comunidad , tanto en lo espiritual, como en el importante espacio público que se desarrollará en el sitio.

El proyecto del nuevo Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe consiste en la ejecución de un complejo religioso que incluye la adición de un Templo, con una capacidad que multiplica el actual, dedicado a venerar la imagen de la Virgen de Guadalupe y que se vinculará a la iglesia existente, de gran tradición en Panamá, ubicada en Calle 50, la cual se reeducará como un espacio para las misas diarias. El diseño contempla también la construcción de una Capilla dedicada al Santísimo.

Estas nuevas edificaciones, que amplían sustancialmente el sitio eclesiástico están respaldadas por un edificio de estacionamiento, cuyos espacios están adecuados en cantidad suficiente para resolver el conflicto vehicular en el sector y desahogar esa transitada zona de la ciudad.

Ante el crecimiento de la población y los cambios urbanos que están ocurriendo en la ciudad, como la expansión del metro, el área del Santuario contará con una estación es sus proximidades, lo que le otorgará una mayor facilidad de desplazamiento y versatilidad al sitio. El Santuario contará además con una muy importante cantidad de criptas y osarios, lo que permitirá que los restos mortales de los familiares reposen en el interior de los predios de la iglesia con respeto en un ambiente íntimo y místico y la comodidad que brindará contar con amplios y suficientes estacionamientos, así como las adecuada y equipadas áreas de recepción y espera, para los deudos.

Con el propósito de hacer un proyecto muy vinculado a la ciudad, se ha dado un valor especial al espacio público y la relación de los diferentes accesos del Santuario con las calles adyacentes. A nivel peatonal se propone un ingreso escalonado desde calle 50 vía principal de la ciudad, que se convierte en plaza por la calle 70, que acogerá una gran cantidad de actividades y personas previamente y posterior a las celebraciones. Con una importante puerta cochera que resalta en el espacio abierto y da paso a los espacios interiores de distribución a las áreas de culto. Desde la calle 69 se ingresa vehicularmente al edificio de estacionamientos que finalmente se vincula al conjunto a través del lobby común. Las edificaciones, se pensaron como un espacio donde la iglesia será el eje principal, que permitiera consolidar un nuevo espacio público para mejorar la calidad de vida de residentes y visitantes y funcionará como punto de relación y encuentro.

Una torre campanario, con la imagen de la cruz, preside y domina el panorama urbano e identifica el ingreso a todos los servicios religiosos a través de un lobby de múltiples alturas. Como elemento principal del espacio se encuentra el “Jardín de Rosas”, homenaje a la Virgen de Guadalupe, una composición de rosas doradas ubicadas arriba del portón de ingreso que identificará la imagen de acceso al santuario. Enfrentada a este una pared con una fuerte vertical brinda una sensación de paz interior al espacio en un ambiente dominado por su atmósfera distendida y espiritual.

El espacio inundado de luz cenital que recorre la múltiple altura bañando el ambiente construido con materiales nobles, el lugar brinda el acceso a través de escaleras y ascensores a las criptas y al santuario, la capilla y al edificio de estacionamientos.
Los interiores de los diferentes espacios del proyecto se trabajaron con materiales naturales: piedras, madera, mármol, que le otorgan categoría, dignidad y permanencia en el tiempo a cada ambiente.
En el templo principal en la iglesia existente, la imagen de la Virgen de Guadalupe ocupa un lugar destacado en el altar, lo que privilegia su veneración por parte de los feligreses.

El espacio en general es visible por sus volúmenes de formas puras con manejo de iluminación que genera efectos para una contemplación mística y espiritual con detalles, que resaltan con sutiles colores originados en las áreas de los vitrales de las ventanas perimetrales, convirtiendo a la luz en protagonista del espacio y consolidando un efecto de elevación espiritual, haciendo de lo cotidiano un acto trascendente, intimo, de liberación y recogimiento místico.